Hogar Santa Cecilia

Notas

“Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que sí y ponte enseguida a aprender cómo se hace”.

Durante el año 2.010 y 2.011 se realizó un taller en el que se llevaba a cabo la elaboración de dulces caseros. La finalidad del mismo, era un rédito económico a beneficio de los residentes del hogar. En el primer año de actividad del taller, el dinero recaudado fue destinado a la compra de ropa de verano, juguetes y golosinas. En el segundo año se realizo un viaje recreativo a un destino turístico en la costa argentina: Chapadmalal, ciudad ubicada a 20 Km. de Mar del Plata.

A partir de los frutos obtenidos de esta experiencia, en el año 2012, se logro  formalizar y ampliar el espacio, transformándolo en un TALLER LABORAL, que constaba de cuatro áreas de trabajo: 
1. Área de elaboración- producción y envasado de Dulces y Pickles.
2. Área de elaboración- producción de Panes caseros y Pizzas.
3. Área de empaquetado de Fideos secos; higiene de frascos para los dulces y pickles y etiquetado de los mismos y de las bolsas para los panes con el logo del producto
4. Área de Ventas. Los productos eran vendidos en la localidad, con intenciones de ampliar el área de venta hacia localidades vecinas (inclusión social).   
 
 Los residentes, desarrollaron las actividades propuestas con entusiasmo y mucha motivación, ya que con el dinero recaudado por la comercialización de los productos, fueron de viaje a  Embalse- Córdoba.
 
Este año, se continúa con la realización del mismo, puesto que consideramos que el taller laboral, constituye lo que se denomina, un grupo de autogestores: lugar donde "entrenarse" y aprender a participar, elegir y producir acciones dirigidas a ser protagonistas de su propia vida. Las personas con discapacidad intelectual tienen derecho a participar en la vida de su comunidad y tomar decisiones, como lo tienen los demás ciudadanos.  Además, entendemos al trabajo como una parte fundamental para que se produzca el equilibrio entre las distintas áreas ocupacionales de una persona (autocuidado, ocio y trabajo) en el proceso de rehabilitación y reinserción social. 
 
El taller laboral pretende desplazar al residente de su arraigado rol de discapacitado hacia un rol normalizado. El rol de discapacitado es un rol incapacitante que convierte al individuo en un ser al margen del discurrir natural de los acontecimientos. El rol normalizado es dinámico, integrador, mira a los demás y a su entorno. 
 
Las actividades deseables proveen un sentimiento de pertenencia y participación valida en la comunidad. Es verdad que la actividad es valorada por todo el mundo, pero la actividad es especialmente importante para las personas con discapacidad, porque sus oportunidades de participar en actividades exitosas están muy limitadas.
 
“Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que sí y ponte enseguida a aprender cómo se hace”.